lunes, 29 de agosto de 2016

Reseña "El cartero de los haikus"

El cartero de los haikusTítulo: El cartero de los haikus
Autor: Denis Thériault
Editorial: Umbriel
Páginas: 160
Precio: $230.00

Gracias a la editorial por el ejemplar para reseña

Sinopsis

Hace cinco años que Bilodo es el cartero de una pequeña ciudad de Canadá y solo ha faltado una vez a su trabajo para asistir al entierro de sus padres, muertos en un accidente de funicular… Y es que Bilodo es un hombre peculiar con algunas manías: cuenta los peldaños que sube a diario, que suman un millar y medio, y cree que, si subir escaleras fuese una modalidad olímpica, tendría la posibilidad de ocupar el podium. También es aficionado a la caligrafía y tiene una afición secreta: leer la correspondencia íntima que reparte como cartero. Todas las noches, Bilodo abre las cartas con vapor, las copia y las clasifica por su contenido. De manera que el destinatario recibe el original con un día de retraso. Así fue cómo conoció a Ségolène. Una joven y guapa maestra que envía mensajes cortos a un tal Grandpré, un hombre barbudo y desmelenado al que Bilodo siempre ve ataviado con un kimono rojo. Los mensajes cortos de Ségolène, siempre de tres líneas, fascinan a Bilodo, sobre todo cuando se entera de que son haikus.

Reseña


Acabo de terminar de leer este libro y confieso que me dejó totalmente descolocada o mejor dicho sorprendida pero en el buen sentido, disfruté de una lectura muy buena a pesar de los derroteros extraños que toma la historia.

Como se lee en la sinopsis la trama gira en torno a Bilodo un cartero canadiense de 27 años que tiene un hobbie un tanto extraño, le gusta leer la correspondencia ajena y también copiarla, a tal grado que ha ido formando una pequeña colección de cartas. Pero de toda esa correspondencia tiene una fascinación con los mensajes que comparten Grandpré y Ségolène, el primero un hombre bastante descuidado en su higiene personal pero con un profundo amor a la cultura japonesa y ella una atractiva maestra que vive en una isla lejana. Sus mensajes constan siempre de 3 líneas breves, son haikus, un tipo de poema japonés que consta de tres versos.

Cual remolinos
contra la roca
son los bucles del tiempo

Bilodo es un personaje solitario, introvertido cuya única alegría está en los versos de la joven maestra. Se ha enamorado platónicamente de su caligrafía y la sencillez de sus poemas. Su devoción por aquella mujer lo llevará a cometer locuras con tal de continuar leyendo aquellos haikus y soñando en secreto que es él a quien van destinados.

El amor era el más común de los denominadores, el tema que aglutinaba la mayoría de las plumas. El amor conjugado en todos los tiempos y en todos los modos, servido con todas las salsas bajo la forma de cartas encendidas o corteses, unas veces castas y otras pícaras; serenas o dramáticas; en ocasiones violentas; a menudo líricas; extremadamente conmovedoras cuanto más simples eran los términos que expresaban los sentimientos, pero nunca tanto como cuando se ocultaban entre líneas, tras una pantalla de palabras anodinas, basándose en insinuaciones.

Ciertamente muchas actitudes de Bilodo me parecieron totalmente perturbadoras, desde revisar el correo ajeno, la obsesión con los haikus, hasta adoptar completamente la personalidad y hábitos de alguien más. Es claramente enfermizo, pero esta historia va más allá de las manías de Bilodo. 

Denis Thériault tiene una forma preciosa de contar la historia, poética en muchas partes y llena de sentimientos que es imposible para el lector despegarse del libro. Si bien es un tanto extraño (alabo esto al autor), deja ver que El cartero de los haikus es una historia que gira y se transforma en algo completamente distinto a lo que pensabas.

Me gustó, sufrí con Bilodo ese ideal de un amor lejano, perfecto por la distancia, parcialmente sin rostro o voz y lleno de misterio, también la espera que se hace eterna y la emoción por recibir una misiva redactada en puño y letra por el objeto de tu amor. También me dio nostalgia, porque hoy en día con el internet y demás tecnología se ha reemplazado el correo convencional,  y a pesar de es más fácil y rápido no tiene el mismo encanto que una carta redactada a mano.

Eran cartas reales, escritas por personas reales, que preferían el acto sensual de escribir a mano, la deliciosa languidez de la espera, a la frialdad reptil del teclado y la instantaneidad de internet.


Ojalá pudiera contarles más cosas sobre El cartero de los haikus pero es una historia cortita, que encierra varios secretos y cuyo encanto está en que ustedes mismos desvelen el misterio que hay detrás de este agridulce romance epistolar.

Creo oportuno comentar también que como todo libro tiene sus altibajos, hay una parte en donde se estanca y pareciera una rutina, por fortuna es breve y el autor logra poner más dinamismo a la historia. Sé que muchos no conocen los haikus y pueden parecer extraños porque no van en rima o son distintos a los poemas que estamos acostumbrados en occidente. Yo sinceramente no soy amante de la poesía, pero algunos me parecieron interesantes por su sencillez y otros se me hicieron demasiado infantiles.


Conclusión: El cartero de los haikus es una historia corta, bellamente narrada que va más allá de un romance epistolar, con giros totalmente inesperados que culminan en una sorpresa para el lector.


Calificación:

Historia: 5/5
Personajes: 4/5
Acción: 3/5
Drama: 3/5
Misterio: 4/5
Romance: 4/5

TOTAL: 4

12 comentarios:

  1. Muy buena reseña, no conocía el libro y ahora tengo ganas de leerlo.
    Me ha gustado tu blog y te he seguido, si quieres puedes seguirme a mí, sale la dirección en mi perfil. Muchas gracias. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bienvenido caosliterario espero que le des una oportunidad. La verdad es que ha sido una sorpresa para mí este libro, sé que a muchos puede no gustarle el peculiar final o lo raro de algunos aspectos pero es una lectura muy interesante y diferente.
      Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Me ha gustado la reseña. No he leído la novela, pero tengo muchas ganas de hacerlo, la portada es preciosa y me llama la atención que haya un personaje tan peculiar e interesante como el cartero. Los haikus me parecen un tipo de poesía cautivador y fugaz, en el momento en que lo lees ya se ha esfumado, aunque el sentimiento o el pensamiento siguen presentes.
    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cautivador y fugaz los definen a la perfección, ya van dos novelas que hacen alusión a este tipo de poesía. No suelo leer poesía lo repito pero esta historia me cautivó y los haikus vienen a aderezar el libro.
      Espero que puedas leerlo y saber tu opinión :3
      Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Viry ♥
    Estuve a punto de hacerme con él libro y bueno al final lo dejé ir, pero ya me intuía lo que nos cuentas,no es una historia nada convencional sobre todo con los Haikus; en fin que probablemente lo lea:D
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ^^
      Espero que puedas leerlo, me gustaría saber que te pareció. En efecto no es convencional y el final te deja o.o...
      Besos!

      Eliminar
  4. Hola Viry ♥
    Estuve a punto de hacerme con él libro y bueno al final lo dejé ir, pero ya me intuía lo que nos cuentas,no es una historia nada convencional sobre todo con los Haikus; en fin que probablemente lo lea:D
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. No creo que lo lea de momento, porque tengo otras lecturas pendientes.
    Magnífica reseña.
    ¡Nos leemos!☺

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, bueno si un día tienes algo de tiempo y buscas algo cortito de leer pero con un final sorpresivo este es tu libro.
      Besos!

      Eliminar
  6. No era un libro que me dijera gran cosa, pero sin duda me has convencido, me lo apunto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te llamara la atención, ojalá puedas leerlo es un libro muy pequeñito y un día leer tu opinión porque me encantan tus reseñas.
      Besos!

      Eliminar
  7. Hola Viry!
    Creo que tiene una portada hermosa, pero el que no sea un libro convencional y que tenga cosas poéticas, me hace retroceder (o pasar de largo) y no me termina convencer para leerlo...
    Un beso!!!

    ResponderEliminar

Diseñado por Viry Ivashkov para La Bibloteca del Inframundo