jueves, 12 de mayo de 2016

No reseña "Dragones de éter #1"

Cazadores de brujas (Dragones de Éter, #1)Título: Cazadores de Brujas (Dragones de éter #1)
Autor: Raphael Draccon
Editorial: Montena
Páginas: 284

SinopsisEn Nueva Éter, universo fantástico custodiado por las hadas, una niña ve a su propia abuela ser devorada por un lobo marcado con magia negra. Dos hermanos comen trozos de vidrio como si fuesen moras silvestres y beben agua lodosa como si fuese jugo, envueltos por la magia oscura de una antigua bruja caníbal. El barco del mercenario más sanguinario del mundo, a quien se creía muerto y olvidado, regresa de los mares con un oscuro y todavía peor sucesor. Y dos sociedades criminales entran en guerra, dando inicio a una intriga que involucrará a la familia real en tristes y profundos misterios.



Opinión

Esta es la primera vez que realizo una "no reseña", tomé la idea del blog Paseando entre páginas. En este nuevo formato intentaré explicar el porque no terminé de leer Cazadores de brujas. No suelo dejar libros a medias y en el caso de suceda, no tardo mucho en volverlos a retomar. Sin embargo, por más vueltas que le doy a la tentadora sinopsis no consigo dejar pasar el mal trago que me ocasionar leer la prosa de Raphael Draccon.

Voy a tratar de ser breve enumerando  las razones de mi desazón con este libro.

1. El narrador omnisciente. He leído varios libros en este formato, en donde el narrador prácticamente se convierte en un personaje más, derrocha carisma y crea empatía con el lector. Cazadores de brujas no es el caso. El narrador es impertinente, arrogante, emite juicios y se lanza en una interminable perorata que abarca hasta 2 o 3 párrafos, haciendo que la lectura sea tediosa y te pierdas del contexto original. Me dejó la misma sensación que cuando conoces a una persona de las que cree saberlo todo y que te dan su opinión si que tú se los pidas. Para ser más concisa, el narrador es un metiche.

2. Su narrativa es dispersa, satura con información y le da demasiadas vueltas (lo que decía en el punto anterior). Lo cual resta impacto a las escenas, se pierde el dramatismo. Ejemplo de ello cuando se comieron a la abuelita; yo quería ver sangre (?) pero no, se va por las ramas termina quejándose de que la abuela vive sola, que a quien se le ocurre mandar a una niña por el bosque.

3. Salta de un personaje a otro y cuesta trabajo seguir el hilo de la lectura. No entiendo a donde quiere llegar pero me fue muy cansado y chocante seguir leyendo.

Conclusión: Es triste ver que el narrador trate de opacar sus propios personajes, pues termina echando a perder la lectura. El mundo que concibe Raphael Draccon era por más interesante sin embargo no supo explotar esos elementos fantásticos de los que hacía alarde. Yo me di por vencida con este libro, lo he escondido en el rincón del librero, no quiero verlo por el momento. Veremos si un día decido darle otra oportunidad o definitivamente intercambiarlo o regalarlo. 

Y... bueno esta entrada ha sido casi terapéutica, me ha ayudado a dejar salir toda la frustración que me ocasionó el libro. ¿Se han dejado algún libro pendiente y que les cause repelús volver a leer? o por aquí ¿alguien que haya leído Dragones de éter?

Por último dejo un par de capturas para que se den una probadita de la narrativa caótica de ese hombre.



1 comentario:

  1. Jaja, me alegro que hicieras esta entrada, a mí me parece intereante hacer No-reseñas porque tenemos que justificar también qué lecturas no nos han gustado (hasta el punto de no poder terminarlas).
    A mí este tipo de narrador tampoco me gusta, y más si es así como dices. Entre eso y los narradores spoiler, me crispan los nervios, entiendo perfectamente que dejaras de leer.

    Un saludo,
    Laura

    ResponderEliminar

Diseñado por Viry Ivashkov para La Bibloteca del Inframundo